Neumáticos deportivos y prestaciones ultra altas, neumático y competición. - Prueba Mercedes SLS AMG GT3, ganador de las 24 Horas de Nürburgring 2013
Center

Prueba Mercedes SLS AMG GT3, ganador de las 24 Horas de Nürburgring 2013

Deportes motor Publicado el 11/10/13 por Julio

Hemos tenido el privilegio de probar el Mercedes SLS AMG GT3 que ganó la carrera automovilística más difícil del mundo. Un éxito en el que la eficacia del montaje neumático Dunlop desempeñó un papel fundamental.

Mercedes SLS AMG GT3 en circuito Dunlop equipó el Mercedes SLS AMG GT3 que logró la victoria en las 24 Horas de Nürburgring - Copyright © : rezulteo

600 caballos y alas de gaviota

El SLS AMG GT3 fue diseñado por Mercedes para responder a la reglamentación GT3, para carreras en las que la práctica totalidad de los constructores de coches deportivos libran batallas antológicas en todos los circuitos del mundo. El objetivo es bastante sencillo: se coge un coche deportivo del catálogo de la marca y se lo transforma en un auténtico coche de carreras, según un reglamento que permite un determinado número de modificaciones.

En Mercedes, se ha tomado como base el SLS AMG . Un deportivo con un gran capó y alas de gaviota, equipado con un V8 de 571 caballos. Una vez transformado para la carrera GT3, resulta mucho más ligero (un poco menos de 1350 kilos en lugar de más de 1600 kilos) y más potente: Mercedes anuncia entre 550 y 600 caballos, pero sin las limitaciones reglamentarias del campeonato GT3 tendría muchos más. Hay una cosa segura: con un diseño único en el mundo y las puertas que se abren hacia arriba arrasa entre los espectadores de los circuitos.

Mercedes SLS AMG GT3 rojoCopyright © : rezulteo

¿El nuevo coche a batir?

Actualmente, las cosas van bastante bien para este coche. El SLS AMG GT3 fue presentado en 2011, y desde entonces no han dejado de mejorar sus prestaciones en carrera. En 2013 parece decidido a dominar todas las carreras GT3 más importantes del mundo. En primer lugar, ganó las 24 Horas de Dubai a principios de año. Luego empalmó con las 24 Horas de Barcelona y las míticas 24 Horas de Spa Francorchamps, que también cayeron en el zurrón de Mercedes. Pero el mayor orgullo de la marca de la estrella, y de su socio Dunlop para esta ocasión, es la victoria en las 24 Horas de Nürburgring 2013. Es un gran estreno para Mercedes, que ha conseguido superar a Audi, Porsche y los demás especialistas de la prueba en una edición absolutamente dantesca en la que las condiciones meteorológicas fueron espantosas.

 

El infierno verde

Si preguntamos a un piloto cuál es su carrera preferida, hay muchas posibilidades de que se decante por las 24 Horas de Nürburgring. Sin duda, es el mayor desafío del mundo en materia de carreras automovilísticas. 24 Horas de carrera en un circuito extremadamente difícil, en el que hay cerca de cien curvas (una buena parte de ellas, ciegas) y donde el raíl está muy cerca del asfalto. 24 Horas que se suelen disputar bajo la lluvia, con una participación de coches que va desde el GT3 ultraeficaz al pequeño coche urbano de los aficionados. Todo este pequeño mundo llena la pista e intenta evitar en lo posible los accidentes y las salidas de pista, que son habituales en la carrera. Y tanto Audi como BMW, PorscheAston Martin o McLaren, todos realizan unos esfuerzos extraordinarios para ganar esta prueba.

En 2013, la prueba resultó aún más difícil: la lluvia cayó con muchísima fuerza, hasta el punto de que la carrera tuvo que ser suspendida durante varias horas porque las condiciones eran extremadamente peligrosas. Pero al acabar las dos vueltas del reloj, un SLS AMG GT3 llegó en cabeza. Gracias a una tripulación impecable, una buena estrategia de carrera y unas gomas al mismo nivel, ganó la partida a Porsche y a BMW.

Mercedes SLS AMG GT3 en circuito 2Copyright © : rezulteo

Al volante de la bestia

Mercedes SLS AMG GT3 garajeCopyright © : rezulteo
Durante ocho vueltas de pista en el circuito de Lausitzring (Alemania), hemos podido juzgar las cualidades extraordinarias de este coche de carreras. Y hay que destacar que ahora están diseñados para que puedan ser conducidos incluso por pilotos menos talentosos: no es extraño ver a ricos pilotos aficionados (aunque expertos) inscribirse en las carreras con estas máquinas, ya que en el campeonato GT3 los pilotos profesionales alternan con los pilotos aficionados.

La instalación de a bordo del SLS GT3 impresiona de verdad  cuando no se está acostumbrado a pilotar un coche de carreras. Hay que enfundarse un mono ignífugo (desde las prendas interiores hasta los calcetines), fijar el sistema Hans en el casco y atarse al asiento. Allí, los ojos apenas sobresalen del cuadro de instrumentos, y hay que poner el contacto pulsando un botón.

Debes embragar para meter primera y luego segunda después de unas grandes sacudidas en las que hay que esforzarse para que no se cale el coche. Luego, mueves la caja secuencial con las paletas del volante al abandonar los boxes.

 

El mundo paralelo de los coches de carreras

Mercedes SLS AMG GT3 en circuitoCopyright © : rezulteo
Ni qué decir tiene que para un aficionado sin experiencia en este tipo de vehículos de carreras, las sensaciones experimentadas son tremendamente impactantes. El nivel de aceleración es mucho mayor que en un coche deportivo, por muy potente que sea. La caja de cambios es extremadamente rápida y funciona con mucha facilidad. Pero los dos parámetros más impresionantes son el frenado y la adherencia en las curvas: aquí es donde se advierten claramente las diferencias con respecto a los coches deportivos homologados en carretera. Y en este aspecto, los neumáticos de carreras tienen una gran incidencia: las mezclas especiales de los neumáticos lisos alcanzan unas prestaciones imposibles de imaginar en un producto homologado en carretera. Su eficacia en el frenado es espectacular, y su comportamiento en las curvas lo es mucho más. Sin embargo, solo contábamos con unos neumáticos intermedios en caso de lluvia (que finalmente no cayó, aunque circulamos bajo unos grandes nubarrones). Con unos lisos, la diferencia con el mundo del neumático de carretera (incluso ultradeportivo) es aún más marcada.

 

Conexiones entre los dos mundos

Neumático Dunlop en un circuitoCopyright © : rezulteo
Entre el mundo de los coches de carreras y el de los coches de carretera media un universo. Pero los fabricantes se esfuerzan en aprovechar en todo lo posible el trabajo de la competición automovilística para desarrollar nuevas tecnologías para neumáticos de carretera. En Dunlop no dudan en recurrir a los numerosos componentes extrapolados de las gomas de competición para productos de carretera de altas prestaciones como son el SP Sport Maxx GT y el Sport Maxx Race de vocación extrema. Nunca se podrá alcanzar un nivel de eficacia pura tan elevado como en un liso de carreras, pero el trabajo continuo de expertos como los de Dunlop hace que los neumáticos de altas prestaciones mejoren continuamente. La competición también sirve para esto: las carreras de la categoría de las 24 Horas de Nürburgring o de Le Mans permiten desafiar los límites de los neumáticos, tanto en materia de resistencia como de eficacia pura. Ahora ya no es raro ver coches que aguantan cuatro horas o incluso más en carrera con las mismas gomas. Bajo la lluvia, el ritmo se incrementa incluso cuando las condiciones en pista son muy malas. Gracias al  laboratorio gigante que es la competición automovilística, en la que los límites físicos del neumático se ponen a prueba constantemente, los neumáticos de carretera terminan siempre por beneficiarse de los inventos probados en las carreras. Incluso en productos menos radicales, a los que pueden venir bien ciertas mezclas.

 

Para saber más 

 >> El sitio web del Nürburgring