Neumáticos verdes, ahorro de carburante, emisiones de CO2 - Bridgestone inventa el neumático “inteligente”
Center

Bridgestone inventa el neumático “inteligente”

Ecología Publicado el 12/10/12

Ecología y fiabilidad: estos son los temas destacados este año por Bridgestone en su stand del Mundial del Automóvil de París. En esta ocasión, el manufacturero ha presentado su neumático «inteligente», capaz de detectar los cambios en el estado de la superficie de la carretera y compartir esta información con los demás conductores.

Sistema CAIS de Bridgestone Sistema CAIS de Bridgestone - Copyright © : Bridgestone

Imagínese un neumático dotado de sensores que transmitan los datos recogidos al ordenador de a bordo y que así puedan compartirlos con los demás automovilistas. Esto es lo que hace la tecnología CAIS (Contact Area Information Sensing) desarrollada por Bridgestone. Presentada en el Mundial del Automóvil, que acaba de abrir sus puertas en París, esta innovación representa un avance prometedor en términos de seguridad y confort. 

Esquema sobre el sistema CAIS, tecnología de BridgestoneCopyright © : Bridgestone

Concretamente, el sistema CAIS consta de un módulo fijado al interior de la banda de rodadura. Este módulo capta continuamente la vibración del neumático y la transmite a través de un dispositivo inalámbrico a una caja de análisis situada en el vehículo. El resultado se plasma en tiempo real en un estado de la superficie de la carretera, que se muestra en la pantalla del ordenador de a bordo. El dispositivo distingue siete categorías de superficie: seca, semiseca, mojada, nieve fundente, nieve fresca, nieve compacta y hielo.

La tecnología CASI, que aún se encuentra en estado de prototipo, permitirá que el conductor detecte mejor las situaciones peligrosas: hielo, nieve y lluvia. Pero esto no es todo, ya que también beneficiará a los demás conductores que viajan por la misma carretera.

La tecnología CAIS, premiada en varias ocasiones, desemboca indudablemente en un aumento de la seguridad. Sin embargo, si Bridgestone decide comercializarla, habrá que esperar varios años antes de que el parque automovilístico cuente con suficientes vehículos equipados para que la información recogida se pueda utilizar a gran escala.