Neumáticos verdes, ahorro de carburante, emisiones de CO2 - Bridgestone trabaja en la segunda generación de su neumático sin aire
Center

Bridgestone trabaja en la segunda generación de su neumático sin aire

Ecología Publicado el 18/12/13 por Julio

¿El futuro del neumático pasará por unos productos desprovistos de aire? En Bridgestone creen que sí y por eso acaban de presentar la segunda generación de su neumático sin aire.

Reducción del mantenimiento y de la contaminación

Desde las primerísimas concepciones, el neumático descansa sobre un volumen de aire. Evidentemente, esto implica un mantenimiento regular  para comprobar el nivel de inflado y unos productos que siguen siendo, por supuesto,  vulnerables a los pinchazos y otros desgarros,  que pueden dejar el neumático inutilizable. La idea de poner a punto un neumático cuya estructura «portadora» no utilice aire resulta en principio muy interesante, siempre y cuando se consiga un producto con suficientes prestaciones y cuya comodidad de uso sea razonable. Según Bridgestone, las ventajas van incluso más lejos: al presentar la segunda generación de su neumático sin aire  en el último salón de Tokio, el fabricante japonés puntualiza que este producto también es más respetuoso con el medioambiente,  puesto que su estructura podría estar compuesta únicamente de  materiales reciclados y el nivel de consumo durante la conducción sería menor que con un neumático normal.

Bridgestone Air Free ConceptCopyright © : Bridgestone


Imposible montarlo en un coche real, por el momento

El Air Free Concept Tire de segunda generación desarrolla mejores prestaciones  que la primera versión, ya sea en lo concerniente a  estabilidad en curvas,  resistencia al rodamiento o confort. El problema es que, por el momento, Bridgestone solo prueba este neumático en coches ultraligeros de 410 kilos (la primera generación se probó en vehículos de 100 kilos). Lo que quiere decir que estamos  lejos del neumático de libre comercialización en el mercado, capaz de ser montado en coches familiares «reales». Hace falta que el concepto se siga desarrollando  y así, en un fututo, podrá alcanzar un nivel suficiente para una verdadera aplicación comercial.  Los conductores tendrían, sin duda, todas las de ganar.