Neumáticos verdes, ahorro de carburante, emisiones de CO2 - ¿Ha dicho usted «Eco-conducción»?
Center

¿Ha dicho usted «Eco-conducción»?

Ecología Publicado el 01/09/10

La Eco-conducción es un fenómeno aún marginal, pero podría convertirse en una auténtica necesidad en los próximos años. Comunidad Europea, poderes públicos, grandes empresas, fabricantes, constructores de automóviles y administraciones ya han adoptado la «conducción responsable».

Una voluntad política

El Programa Europeo sobre el cambio climático estimaba en 2001 que la aplicación de la eco-conducción en el grupo de los 15 países de la UE podría reducir el total de las emisiones derivadas del tráfico rodado en 50 millones de toneladas de CO2 al año. Algunos países, como Alemania, Suecia, Finlandia y Holanda han incorporado la “eco-conducción” directamente a su examen del carnet de conducir. Por último, muchas  empresas europeas importantes ya han instruido a un gran número de trabajadores en lo que a eco-conducción se refiere. Lo que indica el esfuerzo que suscita este nuevo comportamiento.

Aprender a conducir de nuevo

Pero más que una voluntad política, la eco-conducción supone un verdadero cambio de costumbres, una forma de aprender otra vez a conducir. No todo el mundo puede ser un eco-conductor. Si bien los conceptos básicos pueden aprenderse rápidamente, hay técnicas de conducción cuyo aprendizaje es indispensable.

Hasta el punto de que numerosos organismos proponen ahora cursillos de formación de eco-conducción en toda Europa. Es el caso de Darniche Interactive (Francia), que ofrece módulos de e-learning para aprender a circular de forma más económica y ecológica. «Nuestro método acompaña al alumno para que encuentre por sí mismo el comportamiento adecuado que debe adoptar…»-comenta Arnaud Delaruelle, Presidente de Darniche Interactive. «…Se trata también de un nuevo método para que el conductor redescubra el placer de conducir a través de un comportamiento más cuidadoso y respetuoso hacia los demás y hacia el medio ambiente». Este video 3D de 30 minutos propone 4 módulos: el control del vehículo, la elección del itinerario, la conducción urbana y la conducción en carretera y autopista, todo ello acompañado de numerosos consejos en video de Bernard Darniche. Un producto que atrae cada vez más a las empresas, preocupadas por el ahorro energético de sus flotas de vehículos, tanto por su coste (36 € la media hora, regresivo en función del número de alumnos) como por la forma en que se desarrolla el cursillo (no es necesario que los trabajadores se desplacen para realizar el cursillo).

En otras palabras, la eco-conducción representa un medio simple y barato de disminuir hasta en un 10% las emisiones de CO2 ligadas a la conducción. Y no es la única ventaja que tiene, porque permite una reducción de los costes de mantenimiento de un vehículo, ya que los órganos vitales se solicitan menos. También conlleva una disminución de los riesgos de accidentes, debido a la disminución de la velocidad y a un respeto más escrupuloso de las normas de tráfico. Permite asimismo un descenso de la contaminación sonora al limitar el régimen del motor. Por último, la anticipación de las situaciones viarias y la práctica de una conducción flexible reducen el nivel de estrés y aumentan la comodidad del conductor.

Los consejos

Un eco-conductor se reconocerá pues en estos aspectos:

- Arranque el motor suavemente sin apretar el pedal del acelerador.

- Optimice los cambios de velocidad al conducir. Conduzca adaptando el cambio de velocidad permite aliviar el motor y ahorrar combustible.

- Opte por una conducción suave: mantenga una velocidad regular y frene con el motor más que con el pedal de freno lo más a menudo posible. Evite las grandes oscilaciones de velocidad.

- Controle las aceleraciones. Por encima de los 50 km/h, las aceleraciones han de ser moderadas.

- Gestione las cuestas y las bajadas. Mantenga la velocidad en bajada y ralentice en subida sin entorpecer la circulación.

- Utilice el motor solo cuando sea necesario, apagándolo a partir de los 30 segundos de parada.

- No abuse del aire acondicionado, que puede aumentar hasta un 10% el consumo de carburante.

Esto, con respecto al uso que puede hacer de su vehículo, pero su mantenimiento es también importante:

- Compruebe todos los meses la presión de sus neumáticos. Un simple desinflado puede ser peligroso y aumentar su consumo de gasolina. Lo ideal es que la presión de los neumáticos se haga en frío.

- Cambie regularmente el filtro de aire. Un filtro usado reduce el flujo de aire que llega a la cámara de combustión del motor, y aumenta el consumo de carburante.

- Cambio de aceite: un motor limpio siempre es más ágil y eficaz. Los aceites de síntesis

 son preferibles a los aceites minerales. Duran más tiempo y ofrecen una protección reforzada del motor.

- No cargue mucho el coche, 100 kg de más representan un 5% más de consumo de carburante.