Neumáticos verdes, ahorro de carburante, emisiones de CO2 - Michelin desarrolla unos neumáticos especiales para el Hybrid Air de Citroën
Center

Michelin desarrolla unos neumáticos especiales para el Hybrid Air de Citroën

Ecología Publicado el 01/04/13

Utilizando una motorización híbrida -gasolina y aire comprimido–, el prototipo Hybrid Air desarrollado por PSA Peugeot Citroën consume menos de 3 l/100 km y solo emite 69 g de CO2 por kilómetro. Los neumáticos "Tall & Narrow", suministrados por Michelin, contribuyen en parte a este rendimiento.

Hybrid Air de Citroën La solución innovadora full hybrid gasolina de Citroën - Copyright © : PSA Peugeot Citroën

Desarrollado sobre la base del Citroën C3, el Hybrid Air no tiene buen aspecto. Sin embargo, su motorización utiliza un procedimiento inédito, que combina gasolina y aire comprimido, que le permite reducir considerablemente el consumo de carburante (2,9 l/100 km) y las emisiones de CO2 (69 g/km). 

Estos valores hay que compararlos con los de un Citroën C3 corriente, que, con una potencia equivalente, consume 4,5 l/100 km y emite 104 g. 
Esto representa una ganancia de 1,6 l/100 km en el carburante y de 35 g en las emisiones de CO2.

 

Neumático Tall & Narrow de MichelinCopyright © : Michelin
Para conseguir esta eficiencia energética, PSA Peugeot-Citroën ha solicitado a Michelin que le proporcione un neumático específico. El pliego de condiciones no era evidente, ya que exigía unas prestaciones elevadas en materia de resistencia al rodamientoseguridadconfort y longevidad kilométrica.

Así pues, los ingenieros de Michelin han propuesto un neumático con unas dimensiones poco frecuentes: 65/50 R 18, es decir, estrecho y con gran diámetro (tecnología Tall & Narrow), que permite conciliar mejor estas prestaciones antagónicas. Este tipo de neumático fue presentado en la Challenge Bibendum en 2011.
Además, los investigadores han aligerado el neumático, haciendo que el vehículo gane casi 7 kg. 
En conjunto, el neumático desarrollado por Michelin permite ahorrar 0,18 litros de carburante cada 100 km y 4,3 g de CO2 por kilómetro.