Neumáticos verdes, ahorro de carburante, emisiones de CO2 - Neumático verde: ¿Una buena idea?
Center

Neumático verde: ¿Una buena idea?

Ecología Publicado el 20/09/10

Al César lo que es del César. El neumático verde es una innovación del Grupo Michelin, que hace ya 17 años lanzó el neumático Energy. Desde entonces, los principales manufactureros se han lanzado a la carrera del ahorro energético y presentan en sus gamas varios modelos de neumáticos «verdes». Pero, ¿tendrán de verde solo el nombre?

Neumático verde: producto innovador Neumático verde: producto innovador

Como introducción, no estará de más dar una pequeña explicación sobre el concepto de neumático verde.  Cuando circulan, los vehículos están sometidos a fuerzas que frenan su avance: los rozamientos mecánicos, los rozamientos aerodinámicos, la inercia del vehículo, la gravedad y la resistencia al rodamiento. Sobre este último punto, el neumático verde es fundamental en términos de optimización de resistencia al rodamiento. De hecho, un neumático puede ser el único responsable de aproximadamente el 20% de consumo de carburante de un vehículo. En cada rotación, los materiales de los que se compone el neumático se calientan, se deforman y desprenden una parte de la energía transmitida por el coche. Es el fenómeno de resistencia al rodamiento, que puede representar hasta un depósito lleno de cada cinco.

Mejorar la resistencia al rodamiento

Ante tales evidencias, y motivados especialmente por el anuncio que a finales de 2007 realizó la Comisión Europea, con vistas a reducir las emisiones de gas con efecto invernadero en 120 gr de CO2/km de aquí al año 2012*, los manufactureros han seguido concentrados en el neumático de bajo consumo de energía y, por tanto, de poca resistencia al rodamiento.

Eco-sello europeoCopyright © :
Desde 1992, al precursor Michelin le salían imitadores. Y en 2001, Goodyear lanzó al mercado el primer neumático que utilizaba la tecnología patentada BioTred, a base de almidón de maíz, subvencionada por la Comisión Europea, y que ofrecía una resistencia al rodamiento muy baja. La imaginación no tiene límites en este campo. No obstante, si bien esta nueva tecnología permitía un ahorro de carburante, tenía el inconveniente de proponer un compromiso desgaste/adherencia menos ventajoso.

Así pues, el reto para todos los fabricantes era conseguir una disminución del consumo sin rebajar el nivel de adherencia de los neumáticos ni su duración. Por ello las investigaciones están orientadas hacia la banda de rodadura, es decir, hacia la parte que entra en contacto con el suelo. Y en este campo, Michelin ha logrado remplazar el 95% por ciento del negro del carbono, que da su color al neumático, por la sílice, que es un material que consume menos energía y que, por lo tanto, requiere mucho menos carburante. De esta técnica nació el neumático Energy Saver, con una resistencia al rodamiento un 20% menor y un ahorro de energía de 4 gr de CO2 por kilómetro. Un neumático que, de hecho, consigue los ¾ de las ventas efectuadas por Michelin en Europa. Los competidores no se han quedado de brazos cruzados: GoodYear sacó el EfficientGrip y su tecnología “Fuel saving”, Pirelli, el Cinturato P7 y su tecnología ENERGY EFFICIENT, Bridgestone, el Ecopia, y Continental, su Ecocontact1.

Neumático verde: ¿es realmente ventajoso?

Todo esto es la historia, pero la pregunta sigue abierta: ¿es sensato invertir en neumáticos verdes? El coste de compra apenas será superior al de un neumático tradicional, pero la verdadera pregunta tiene que ver con la utilidad de este tipo de neumático. Para una misma dimensión, existen varios tipos de neumáticos, cada uno de ellos con un uso distinto. Los neumáticos verdes se adaptan a todo tipo de coches: urbanos, berlinas y monovolúmenes, pero para sacarles todo el partido, el conductor deberá conducir de forma razonable y razonada, tanto en condiciones climatológicas difíciles como en conducción deportiva o incluso en ciudad. A las ventajas del ahorro de carburante y del impacto directo en su bolsillo, de buen rendimiento de desgaste y de un buen nivel de adherencia, hay que sumar la realización de un gesto "ciudadano" y la participación en la protección del medio ambiente.

Hoy estamos en la cuarta generación de neumáticos verdes. Esta tecnología, compartida por el conjunto de los grandes manufactureros, ya está disponible para el consumidor. Es sencilla de utilizar, eficaz en las prestaciones y económica en su utilización. Sí, es cierto que el color del neumático verde sigue siendo negro, pero su composición y sus características hacen de él un producto realmente innovador en términos de ahorro de energía y protección del medio ambiente. 

  • Esto significa que un coche con gasolina y otro con diésel deberán recorrer con un litro 22 y 19,5 km, respectivamente.