Eventos organizados por los fabricantes de neumáticos - El automovilismo, un laboratorio para los neumáticos de carretera
Center

El automovilismo, un laboratorio para los neumáticos de carretera

Fabricantes Publicado el 23/04/14

Para un fabricante de neumáticos, el automovilismo es una herramienta de comunicación extraordinaria. También es una buena manera de realizar algunos experimentos y de desarrollar un gran número de tecnologías que se aplican a los neumáticos de producción en masa.

Porsche rodando en circuito El automovilismo, un laboratorio para la carrera de las prestaciones de los neumáticos - Copyright © : Michelin

Bueno para la imagen...

Cuando se es un fabricante de neumáticos y se quiere cuidar la imagen ante el público en general y los consumidores, la participación en el automovilismo es la mejor estrategia de marketing posible. Siempre que se trabaje con seriedad y que se obtengan buenos resultados en carrera, el automovilismo es un excelente argumento para demostrar la eficacia y las prestaciones de los neumáticos de una marca. Esto es válido para los neumáticos de altas prestaciones de los coches deportivos, pero sin olvidar los productos con una vocación más clásica que se beneficiarán también de la buena imagen conseguida. Cuando se venden millones de neumáticos en el mundo, es mejor ser considerado un campeón de la goma que ha dado muestras de su aptitud en competición. Tanto si se trata de Michelin, como de Pirelli, Dunlop, Goodyear, Continental o Bridgestone, la mayoría de los grandes grupos del mercado, de alguna manera, particpan en el automovilismo a diferentes niveles. Y los departamentos de comunicación de las marcas siempre señalan los estrechos vínculos que existen entre los neumáticos de competición y los neumáticos de carretera para demostrar su valor al cliente medio, para quien la asimilación de la marca y de sus resultados deportivos será importante, sin duda, en el momento de adquirir unos neumáticos nuevos para su coche.

Box neumático MichelinCopyright © : rezulteo

...Pero no solo eso

Más allá de los bonitos discursos que realizan a menudo los numerosos fabricantes que participan en el automovilismo, la competición es realmente un laboratorio de desarrollo para los neumáticos de carretera. Y lo es a muchos niveles. Es verdad que los neumáticos que utiliza en carrera un prototipo en las 24 horas de Le Mans, un Fórmula 1, un coche de rally o un GT en una carrera en formato sprint no tienen nada que ver en materia de prestaciones, de limitaciones y de costes con un neumático de coche de carretera. Este último tiene que durar varias decenas de miles de kilómetros y tiene que circular tanto sobre seco como bajo la lluvia y sobre todos, o casi todos,  los tipos de asfalto. También tiene que ser asequible desde un punto de vista financiero, incluso en coches deportivos con prestaciones muy altas. Pero las carreras siguen siendo un banco de pruebas sumamente interesante para probar numerosos parámetros que se puedan aplicar a la producción en masa.


Una transferencia tecnológica directa        

En cada carrera automovilística, el fabricante estudia y prueba nuevas selecciones de materiales, procesos de fabricación y otras apuestas tecnológicas para lograr ofrecer el mejor nivel de eficacia posible sobre la pista. Tal y como lo confirman los especialistas en competición y los fabricantes de referencia como Michelin y Pirelli, hay sin duda una transferencia de tecnología directa entre el neumático de carreras y el de carretera. Esta herencia de la competición aparece en cuatro niveles importantes que son: el perfil del neumático, su estructura, la elección de los materiales y el dibujo de la goma...aunque este último punto no se refiere a los neumáticos “slick” que usan una gran categoría de coches de carreras (Fórmula 1, GT, prototipos de las 24 horas de Le Mans, etc.) cuando la pista está seca. Las investigaciones realizadas por los fabricantes para mejorar los resultados en las carreras tienen por tanto una influencia directa en los neumáticos de carretera que se venden en el comercio y todavía más cuando se trata de productos de muy altas prestaciones montados sobre coches deportivos. Un neumático de carreras y un producto para carretera evolucionan en dos mundos de prestaciones muy diferentes.       

 

Las aportaciones de cada categoría

Neumático de coche de carrerasCopyright © : Michelin
No todas las disciplinas del automovilismo son iguales en lo que se refiere a las aportaciones a los neumáticos de carretera, pero se complementan. Las 24 Horas de Le Mans permiten trabajar sobre la duración de la vida del neumático y sobre la conservación de sus prestaciones. El rally permite trabajar sobre la resistencia del neumático en condiciones difíciles: es una de las escasas disciplinas en las que se corre en carretera abierta y no en un circuito, lo que permite enfrentarse a unos perfiles de carretera reales y no al asfalto de circuito que no nos encontramos en la vida cotidiana. Teniendo en cuenta que el terreno a veces causa mucho desgaste, también es una buena manera de mejorar los neumáticos todoterreno. Y, por último, algunas disciplinas nuevas en las que los motores son eléctricos pueden ayudar a optimizar lo máximo posible la resistencia al rodamiento y la eficiencia energética de la goma. Algunos campeonatos como la Fórmula E exigen además el uso de gomas ranuradas, y no de “slick”, para suelo seco, lo que también permite trabajar sobre un perfil de neumático mucho más cercano al de serie. En cuanto a las disciplinas llamadas de “competición cliente”, éstas mejoran la facilidad de pilotaje de la goma, cuyo diseño es diferente al de un producto más puntero reservado a la Fórmula 1 o a los prototipos de fábrica en las 24 horas de Le Mans. E incluso en una disciplina tan especial como la Fórmula 1 en la que las prestaciones del neumático están muy alejadas de las de un neumático de carretera, el hecho de trabajar con unas limitaciones de prestaciones lo más radicales posibles contribuye a descubrir nuevos ejes de desarrollo.             

 

Una influencia hasta el neumático económico

Evidentemente, es más fácil pensar que los primeros neumáticos de carretera que se benefician de estos desarrollos en el automovilismo son los de los coches deportivos, para los cuales las limitaciones en materia de prestaciones puras son más importantes. Es cierto, pero incluso las gamas más económicas sacan provecho de algunas de las enseñanzas de la competición, especialmente en lo que se refiere a la resistencia al rodamiento o para algunas mezclas de goma. Las investigaciones realizadas en algunas categorías de competiciones automovilísticas también influyen en las dosificaciones de sílice y en el trabajo sobre la estructura y su cableado. En resumidas cuentas, ¡las carreras son beneficiosas para los neumáticos de carretera!