Eventos organizados por los fabricantes de neumáticos - Michelin Pilot Super Sport: la prueba de rezulteo en el circuito de Dubai
Center

Michelin Pilot Super Sport: la prueba de rezulteo en el circuito de Dubai

Fabricantes Publicado el 09/12/10

Un asfalto ardiente, un circuito considerado deslizante, falta de desbloqueos: definitivamente, Michelin no ha optado por lo fácil para presentar el Pilot Super Sport en el autódromo de Dubai. Para no perdernos nada, disponíamos de una escudería de purasangres. Lo hemos probado y nos ha gustado.

Para que pudiéramos conocer bien al Pilot Super Sport, Michelin organizó varios talleres en los que se ponía de relieve su gran potencial deportivo. Además, se ofrecía una comparación con los productos de la competencia. Pero ya tendremos ocasión de volver sobre estos aspectos cuando detallemos las características técnicas del Pilot Super Sport en un próximo artículo.


Concentrémonos ahora en la sesión de rodaje libre, ya que es la única que permite apreciar de verdad el nivel de prestaciones de un neumático. Para probarlo, disponíamos de un repertorio de monturas fuera de lo común: Audi R8 V10, Lamborghini Murcielago LP560-4, Porsche 997 Turbo phase 2, Porsche 997 Carrera 4S, y Porsche 997 Carrera S. Nos inclinamos por esta última.


Curiosa elección, dirán algunos, ya que este coche es el menos potente del lote (385 caballos, con todo), pero esto se debe a una razón muy sencilla: ¡El 997 Carrera S es el único que no tiene 4 ruedas motrices! Puede que la arquitectura sea menos accesible para el automovilista medio, pero ofrece un feeling de conducción único.


El Porsche 911, con su motor de mochila, ofrece un comportamiento que requiere un determinado modo de empleo. Aunque sus maneras sean más académicas que en las antiguas versiones, hay que ser suave con él, analizar sus movimientos y no dudar en cargar un poco el tren delantero antes de entrar en las curvas para controlar su ligera tendencia al subviraje en la entrada. Y si respetamos minimamente a este coche, nos mostrará un equilibrio excepcional y una motricidad impecable.


Con el 997, el Michelin Pilot Super Sport ofrece el filo de una hoja de afeitar y la regularidad de un metrónomo. El nivel de adherencia es fácil de constatar, y las salidas de curvas en ángulo solo son una formalidad. Las vueltas se encadenan, el ritmo aumenta, la confianza también, y a pesar del calor de la pista, los neumáticos no se alteran, no se saturan y mantienen un nivel de eficacia muy elevado.


Un balance muy positivo que, sin embargo, no tiene en cuenta la vida útil, difícil de calcular durante una prueba de este tipo.