Guía práctica para comprar bien tus neumáticos - UTQG / Treadwear: ¿para qué sirve?
Center

UTQG / Treadwear: ¿para qué sirve?

Comprar bien los neumáticos Julio

El UTQG es una clasificación de las prestaciones de los neumáticos. Es un dispositivo exigido por el mercado estadounidense que tiene límites en términos de adecuación. Vamos a presentártelo y a explicarte por qué no es suficiente para evaluar un neumático.

UTQG flanco neumático El UTQG, tres criterios de evaluación de un neumático - Copyright © : Yokohama

El UTQG (Uniform Tire Quality Grading) es obligatorio para la comercialización de un neumático en el mercado estadounidense, para poder orientar al consumidor a la hora de elegir. Si bien el gobierno estadounidense controlaba el dispositivo al principio, los valores anunciados se han convertido ahora en declarativos. Esto significa que todavía es posible utilizarlos, pero, básicamente, para comparar productos de un mismo fabricante (por ejemplo, para comparar dos neumáticos de la marca Dunlop entre ellos), pero no para comparar neumáticos fabricados por fabricantes diferentes (por ejemplo, para comparar un neumático Michelin con un neumático Continental), ya que las medidas se realizan según unos elementos de comparación propios de cada marca de neumáticos.  

El UTQG se compone de tres criterios que permiten evaluar las prestaciones de un neumático:  

Information neumáticos UTQGCopyright © : Cooper

 

Treadwear

Este primer criterio mide el desgaste de la banda de rodadura con unos valores que van de 60 a 700 por segmento de 20. Como ejemplo, un neumático con un treadwear de 100 tendrá un desgaste dos veces más rápido que un neumático con un valor de 200. Esto significa que cuanto más elevado sea el índice, mayor será la durabilidad del neumático

 

Tracción

Este otro criterio evalúa la capacidad de un neumático para pararse en línea recta sobre una superficie mojada. La notación va de la AA (mejor nota) a la C

 

Temperatura

Este último criterio calcula el nivel de resistencia de un neumático a la generación de calor y su capacidad para disiparlo durante unas pruebas realizadas en un banco de simulación. La notación se hace según un baremo que va de la A (mejor nota) a la C. La C es el valor mínimo aceptable para la comercialización en el mercado estadounidense.     

 

En conclusión, estos valores tienen un alcance limitado y en ningún caso pueden sustituir al etiquetado y, sobre todo, a los resultados de las pruebas que son los únicos elementos que permiten evaluar las verdaderas prestaciones de un producto.