Guía práctica del etiquetado de neumáticos - Comparar las prestaciones del neumático por medio de la etiqueta
Center

Comparar las prestaciones del neumático por medio de la etiqueta

El etiquetado de neumáticos: modo de empleo

El etiquetado permite al consumidor comparar los neumáticos basándose en criterios diferentes al de la marca o el precio. Ahora es necesario saber cuál es la diferencia entre dos clases en lo que respecta al frenado o el consumo de carburante.

Comparar las prestaciones gracias a la etiqueta Comparar las prestaciones de los neumáticos gracias a la etiqueta - Copyright © : Rezulteo

Uno de los objetivos del etiquetado de los neumáticos es mejorar la información del consumidor para que pueda comparar los neumáticos basándose en criterios diferentes al del precio. Este dispositivo, puesto en marcha a escala europea, servirá para que los conductores adquieran neumáticos más seguros y respetuosos con el medioambiente.

La etiqueta indica la clase de prestación de un neumático en función de tres criterios: la eficiencia energética, el frenado sobre suelo mojado y el ruido de rodadura exterior. Veamos algunas indicaciones para comprender qué significa la diferencia entre dos calificaciones en cada una de las prestaciones medidas.

Eficiencia energética

La contribución del neumático al consumo de carburante se mide a partir de su resistencia al rodamiento. La etiqueta indica mediante un color y una letra la clase de resistencia al rodamiento que ofrece el neumático. Entre un neumático de clase A y otro de clase G, la diferencia de prestaciones es realmente importante.

Para el consumo de carburante, esta diferencia representa el equivalente a 0,5/100 km, es decir 80 litros de carburante por año (aplicando una  base de 15.000  km/año).

Para las emisiones de CO2, la diferencia entre la clase A y la clase G representa el equivalente a 12 g/km, es decir, 0,18 toneladas de CO2 por año (sobre la misma base). A modo de comparación, el proyecto de ley sobre la penalización ecológica 2013 establece el umbral de aplicación de la penalización en 135 g/km.

>> Simule las diferencias de carburante y de CO2

Frenado sobre suelo mojado

Para la prestación de frenado en suelo mojado, la clase se obtiene comparando los resultados de la prueba con los que se obtienen con un neumático de referencia.

La diferencia entre la clase A y la clase F (la clase G no se utiliza) representa una distancia de 18 metros para un coche que circula a 80 km/h, lo que equivale a la longitud de 4 coches.

>> Simule las diferencias de distancia de frenado

Ruido de rodadura exterior

La clase se obtiene comparando el resultado de la prueba con un valor límite, el cual varía en función del tipo de neumático y de sus dimensiones. Este valor límite se revisará a la baja de aquí a 2016.

La diferencia de prestación entre dos clases corresponde a 3 dB, lo que equivale a la disminución o al aumento de la mitad del nivel sonoro.

1 onda: buena prestación. El nivel de ruido de rodadura se sitúa al menos 3 dB por debajo de la futura norma.

2 ondas: prestación media. El nivel de ruido de rodadura es conforme a la futura norma.

3 ondas: prestación mediocre. El nivel de ruido de rodadura es aceptable según la norma actual pero supera el valor límite de 2016.

>> Simule las diferencias de nivel sonoro

 

Desde el 1 de noviembre de 2014, los neumáticos con una G en eficacia energética y una F en frenado sobre suelo mojado están prohibidos. No obstante, los neumáticos fabricados antes del 1 de noviembre de 2014 podrán venderse hasta 30 meses después de la entrada en vigor de la legislación, es decir, hasta el 1 de mayo de 2017. Consulta el Reglamento (CE) Nº 661/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo del 13 de julio de 2009", Capítulo III, Artículo 13, Párrafo 5.

Ver también

>> La etiqueta no lo dice todo

Volver al índice