Guía práctica para conservar bien tus neumáticos - Compruebe sus neumáticos antes de salir de vacaciones
Center

Compruebe sus neumáticos antes de salir de vacaciones

Mantenimiento de los neumáticos

Para ponerse en carretera en vacaciones con toda tranquilidad, debe revisar algunos órganos de su coche antes de salir. Y hay que comenzar por los neumáticos, ya que su seguridad depende en gran parte de ellos. Presión, desgaste, rueda de repuesto, seguro antipinchazo… la hoja de control del automovilista previsor.

Cargamento del coche ¡No hay que olvidarse de los neumáticos delanteros antes de ir de vacaciones! - Copyright © : iStockphoto.com/rezulteo

Más de la mitad de los europeos (54%) utiliza el coche en sus vacaciones de verano y, entre ellos, uno de cada dos recorre más de 1000 km, en la mayoría de los casos, el trayecto más largo del año. Estos son los datos obtenidos de un estudio sobre las costumbres y el comportamiento de los conductores de 15 países de Europa, realizado en mayo de 2011 por el instituto Apco Insight por encargo del grupo Goodyear-Dunlop Europa. Teniendo en cuenta el impacto de los neumáticos en la seguridad del vehículo y en el consumo de carburante (asi como en las emisiones de CO2), es esencial verificar que estos están bien inflados y en buen estado antes de coger la carretera.

 

Lista de control del automovilista previsor

Checkbox Icône Desgaste de los neumáticos
Checkbox Icône Presión de los neumáticos
Checkbox Icône Rueda de repuesto
Checkbox Icône Niveles, luces y limpiaparabrisas
Checkbox Icône Caravanas y remolques

 

> Desgaste de los neumáticos

El primer punto que hay que comprobar es el desgaste de los neumáticos de su coche. Para eso, no basta con echar un rápido vistazo.

  • Debe asegurarse de que la banda de rodadura no llegue al testigo de desgaste y de que los flancos no presenten cortes o deformaciones.
  • Pasando la mano por la superficie del neumático, comprobará asimismo que no presenta desgastes anormales.
  • Puede aprovechar la salida de vacaciones para permutar sus neumáticos delanteros y traseros, con el fin de que se desgasten con más uniformidad.

Más información sobre el desgaste de los neumáticos

 

    > Presión de los neumáticos

    Verificar la presión de los neumáticosCopyright © : Horace Ko

    Después de comprobar el estado de los neumáticos, debe asegurarse de que estén inflados correctamente. Una encuesta reciente encargada por Bridgestone en mayo de 2013 ha revelado que casi ocho de cada diez automovilistas europeos circulan con neumáticos poco inflados. Un resultado preocupante cuando sabemos que un neumático muy poco inflado puede reventarse a gran velocidad, sobre todo en autopista. Además, una presión demasiado baja de los neumáticos provocará un desgaste prematuro de los neumáticos y un mayor consumo de gasolina.

    Por último, en caso de que el vehículo lleve una gran carga –lo que es frecuente cuando uno se va de vacaciones– se recomienda añadir entre 0,2 y 0,3 bar de presión para evitar un aplastamiento del neumático.

    Más información sobre la presión de los neumáticos

     

    > Rueda de repuesto

    Rueda de repuestoCopyright © : All Rights Reserved

    Aunque los pinchazos son cada vez más raros (una vez cada 75.000 km, según Michelin), es indispensable controlar que la rueda de repuesto esté en condiciones de circular y que el conductor disponga de las herramientas necesarias para efectuar el cambio de la rueda defectuosa.
    Si su vehículo no está equipado con una rueda de repuesto pero lleva una bomba antipinchazo, asegúrese de que no se haya superado la fecha de caducidad.
    Por otra parte, tal vez cuente con un servicio de asistencia en caso de pinchazo (incluido en su seguro de automóvil o suscrito al comprar los neumáticos). En este caso, no se olvide de colocar entre los papeles del coche el número de teléfono al que hay que llamar en caso de urgencia.

    Más información sobre la rueda de repuesto

     

    > Los otros puntos que hay que comprobar

    Verificar nivel de aceiteCopyright © : All Rights Reserved

    Cuando haya efectuado el control de los neumáticos, podrá pasar a revisar otros órganos importantes del vehículo: frenos, motor, limpiaparabrisas, ópticas…

    Los niveles. Es indispensable comprobar el nivel de los diferentes líquidos que intervienen en el buen funcionamiento de su coche:

    • Aceite motor: control visual mediante calibre.
    • Líquido de refrigeración: control visual en el depósito (con el motor frío).
    • Líquido de frenos: control visual en el depósito.
    • Líquido de la dirección asistida: control visual en el depósito.
    • Líquido del limpiaparabrisas: control visual en el depósito.

    Las luces Deben estar limpias y en buen estado. Compruebe todas las luces e intermitentes.
     

    Los limpiaparabrisas. Compruebe que la goma sigue teniendo flexibilidad y cerciórese de que el parabrisas no presente algún impacto que pueda agrietarse. 


    > Caravanas y remolques

    Si arrastráis una caravana o un remolque, aquí tenéis algunas recomendaciones que hay que seguir para evitar el reventón de un neumático, siempre peligroso, espcialmente en autopista. 

    • Respete las indicaciones de velocidad y de carga máxima previstas por el constructor de la caravana o del remolque.
    • Se recomienda utilizar neumáticos reforzados (reinforced) si circula mucho tiempo al límite de la capacidad de carga.
    • La presión de inflado de referencia suele ser de 2,5 bar para un neumático estándar y de 3 bar para un neumático reforzado. Habrá que aumentarla en 0,5 bar en caso de transportar una gran carga. Es decir, 3 bar para un neumático estándar, y 3,5 bar para un neumático reforzado.
    • Aunque se hayan usado poco, los neumáticos de caravanas o remolques no deben superar las 5 temporadas. De hecho, los neumáticos tienden a deformarse durante los períodos de estacionamiento. Si presentan pequeñas hendiduras cerca de la llanta, apresúrese a cambiarlos.

     

      En verano ¡Cuidado con las tormentas!

       Aparte de las recomendaciones de prudencia dictadas por la Dirección General de Tráfico en vísperas de las vacaciones, no está de más recordar que el verano es una temporada propicia para las tormentas. Las fuertes precipitaciones que afectan a las calzadas, en donde se acumulan cuerpos grasos, pueden provocar como mínimo una ampliación de las distancias de frenado y, en el peor de los casos, aquaplaning y pérdida de control del vehículo.

      Así pues, reduzca considerablemente su velocidad si le sorprende una tormenta o aproveche para realizar una pausa en el área de descanso más próxima.