Los tests para evaluar las prestaciones de los neumáticos - Los neumáticos a examen

Los neumáticos a examen

Tests y pruebas de neumáticos

Los neumáticos con los que están equipados nuestros vehículos son objeto de numerosos tests antes de su producción en serie. Se analizan bajo todas las condiciones, en circuito y carretera, y posteriormente se pasan por la criba con la ayuda de sofisticadas máquinas. Se examinan las características relacionadas con la resistencia al rodamiento, el ruido, la adherencia o el desgaste. Exponemos, a continuación, un pequeño desglose pormenorizado.

Test de la resistencia al desgaste de un neumático Test de la resistencia al desgaste de un neumático - Copyright © : Rezulteo

Test de resistencia

mide la capacidad para soportar la carga y sobrecarga a lo largo del tiempo, con independencia las condiciones meteorológicas. Los tests reproducen situaciones de conducción ordinarias y anormales. Los tests se realizan también mediante máquinas en las que los neumáticos se desmenuzan para poder afinar en el estudio de la parte dañada. Algunas muestras de las gomas que componen el neumático también pueden ser examinadas en laboratorio por expertos químicos.

 

Test  de resistencia al rodamiento

  • El consumo de carburante a velocidad constante: 2 vehículos idénticos equipados de neumáticos que tienen una resistencia al rodamiento diferente evolucionan a la misma velocidad. Nos percatamos entonces de que un descenso en la resistencia al rodamiento produce un descenso en el consumo de carburante.
  • La resistencia al rodamiento puede medirse mediante una máquina que reproduce las condiciones de utilización del neumático y tiene en cuenta la carga y la presión. La máquina arrastra el neumático y mide el esfuerzo necesario para mantenerlo en movimiento, y esta fuerza es la fuerza de resistencia al rodamiento.

Test de desgaste

Estos tests analizan la capacidad de la banda de rodadura para resistir al desgaste, midiendo así el potencial kilométrico del neumático. Se llevan a cabo en situaciones reales con vehículos idénticos que recorren las carreteras de españolas permanentemente. Tras miles de kilómetros, se recuperan y limpian los prototipos, y su goma se mide y se registra. Solo queda entonces analizar los rendimientos, compararlos y validar las elecciones técnicas. Por razones prácticas  y económicas, este tipo de test se efectúa a veces en máquinas que reproducen aproximadamente las características viales. 

Test de ruido y de confort

Se efectúan en circuito o fuera de él, y en casi todo tipo de calzadas. Sobre un revestimiento macrorrugoso, permite examinar el ruido interior y el confort global del vehículo. Se pasa después a un suelo liso que resalta más el ruido de los dibujos del neumático, efectuando las mediciones mediante aparatos específicos. Se puede asimismo colocar sobre la carretera obstáculos (barritas metálicas) que permitirán controlar si el neumático absorbe bien las asperezas. Por último, gracias a las pistas analíticas provistas de sensores que se colocan al borde de la carretera, se analizará el ruido exterior y la molestia sonora que se ocasiona. Estas prestaciones deberán respetar los valores reglamentarios.

Test de frenado y de adherencia

Se mide primeramente la adherencia longitudinal que tiene que ver con la capacidad de un vehículo y de sus neumáticos de desacelerar durante una frenada de emergencia en línea recta. Se lanza entonces un vehículo sobre una pista seca o mojada, y es sometido después a un frenado de emergencia. La distancia recorrida por el vehículo durante el frenado mide la eficacia de la configuración neumáticos-vehículo analizada. Se mide luego la adherencia transversal, que expresa la capacidad de un vehículo para seguir una trayectoria circular sobre suelo mojado. Se estudia luego el vehículo en condiciones que lo sitúan al límite de la adherencia. Se analizan también situaciones de aquaplaning (charco de agua de 7 mm) para ver la capacidad que tiene el coche de mantener su trayectoria. Una vez efectuados estos tests, los fabricantes podrán decidir el ensamblaje final de los productos semiacabados que integrarán el neumático en su forma final. Los mismos tests podrán efectuarse en neumáticos usados para examinar la evolución de sus prestaciones.

Test de comportamiento

Tiene que ver con la seguridad y el placer de conducción y mide la respuesta dada por el vehículo y los neumáticos a las solicitudes de frenado, de aceleración o de giro del volante. Los tests se efectúan sobre suelos secos (en cualquier condición de conducción) y mojados (diversas condiciones de riego). Se asocia el juicio del conductor a la información proporcionadas por los aparatos de medición que hay a bordo.  

Estos tests son los mismos que los de los fabricantes más conocidos en el mercado del neumático. En cualquier caso,  hasta 2012 no existe ninguna obligación reglamentaria de controlar de forma tan exhaustiva los neumáticos. Y es que el Parlamento Europeo ha aprobado un nuevo sistema de etiquetado obligatorio. Se introducen tres criterios de calificación relacionados con la eficacia de ahorro de carburante, adherencia en suelo mojado e indicación del nivel sonoro en decibelios.

No todos los fabricantes poseen centros de prueba tan sofisticados como el de Ladoux, para Michelin, o el de Bridgestone, cerca de Roma. Los fabricantes más «exóticos» del mercado del neumático no realizan estas baterías de tests, ya que resultan demasiado costosos y requieren un conocimiento muy avanzado del producto. No obstante, los neumáticos que lanzan al mercado responden a las normas reglamentarias. Señalaremos sin embargo que las inversiones en I+D de los fabricantes llamados Premium dan sus frutos, pues los neumáticos de estos últimos suelen ser los que alcanzan las mejores notas o los más reconocidos por los consumidores o los institutos de prueba independientes.

Estos tests suponen solo la parte visible del proceso de lanzamiento al mercado de un nuevo neumático. Un neumático está constituido por casi 250 productos semiacabados y todos ellos son sometidos a análisis precisos, no solo como elementos independientes, sino también como componentes del neumático.