Guía práctica del neumático en invierno - ABS, ESP, ASR: ¿para qué sirven las ayudas a la conducción en la nieve?
Center

ABS, ESP, ASR: ¿para qué sirven las ayudas a la conducción en la nieve?

Tus neumáticos de invierno

Los sistemas electrónicos de asistencia a la conducción resultan habituales entre los constructores. Si bien mejoran sensiblemente la seguridad activa del vehículo en condiciones normales, pueden deparar sorpresas en la nieve. Veamos algunos consejos para preservar su eficacia durante el invierno.

Las ayudas a la conducción en la nieve Las ayudas a la conducción en condiciones invernales - Copyright © : All Rights Reserved

Sobre el mismo tema

Las ayudas electrónicas a la conducción, que antes estaban reservadas a los vehículos de gama alta, equipan ahora a un número creciente de modelos de automóviles. Antibloqueo de frenos (ABS),  ayuda al frenado de emergencia (AFU), antipatinaje (ASR) o corrector de trayectoria (ESP) son los más habituales. Estos sistemas sofisticados, que actúan sobre el motor y los frenos, permiten que el conductor conserve el control de su vehículo en situaciones de emergencia.

Aunque su utilidad sobre calzada seca o húmeda ha quedado sobradamente demostrada, a veces pueden funcionar de manera sorprendente sobre la nieve. ¿Hay que desactivarlos entonces si eso es posible? No es preciso, ya que, en unión de unos neumáticos de invierno eficaces, mejoran sensiblemente la adherencia y la motricidad de las ruedas.

El ABS evita el deslizamiento pero aumenta la distancia de frenado
Salvo en los coches de más de 10 años de antigüedad, el antibloqueo de los frenos funciona correctamente en la nieve. En contrapartida, duplica la distancia de frenado, y en algunas superficies incluso llega a triplicarla. Toda una invitación a reducir la velocidad y a prever la ralentización de la marcha.

Sin embargo, el ABS puede funcionar mal en caso de diferencia de adherencia entre las ruedas derechas y las ruedas izquierdas. Por ejemplo, si solo la mitad de la calzada está recubierta de nieve. También se pueden observar reacciones parásitas si la carretera tiene muchos badenes.

El ESP: desactivarlo al arrancar en caso de escasa adherencia
La función del corrector de trayectoria consiste en mantener lo más posible el coche en la carretera. El sistema reduce también tanto el riesgo de subviraje (deslizamiento del tren delantero) como el de sobreviraje (deslizamiento del tren trasero). En cuanto detecta que las ruedas ya no responden a los movimientos del volante, actúa sobre las ruedas afectadas hasta que recupera la adherencia.

El ESP reacciona bien en la nieve cuando el coche está en movimiento. Por el contrario, al arrancar, la función antipatinaje del sistema puede bloquear el coche en determinadas condiciones. Por ejemplo, en una calzada con mucho hielo o en caso de arranque en pendiente. Los ESP recientes tienen una posición que permite un ligero patinaje cuando hay nieve. Para los más antiguos,  bastará con desconectar el sistema unos instantes y activarlo de nuevo una vez que el vehículo esté lanzado.

Neumáticos de invierno diseñados para optimizar la acción de las ayudas a la conducción
Tomando nota de la generalización de los sistemas electrónicos de asistencia a la conducción, los manufactureros ofrecen ya neumáticos de invierno que mejoran el efecto de los mismos.

Sobre todo, es el caso de Continental, con su gama ContiWinterContact. Así, el modelo TS 830 P está equipado con laminillas sinusoidales específicas que tienden a unificar las fuerzas longitudinales y laterales. Hemos podido comprobar su eficacia en  el circuito del Trofeo Andros de Alpe-d’Huez.