Guía práctica del neumático en invierno - Nórdico, alpino, con clavos, todas estaciones: elige tu neumático para el invierno
Center

Nórdico, alpino, con clavos, todas estaciones: elige tu neumático para el invierno

Tus neumáticos de invierno Julio

Existen diferentes categorías de neumáticos de invierno. Vamos a presentarlas para ayudarte a escoger el producto más adaptado a tu uso y a tu entorno.

Neumático de invierno en la nieve Hay que elegir el neumático de invierno en función del entorno en el que se conduce - Copyright © : iStockphoto.com/rezulteo.com

Una cuestión de temperatura

Si el mantenimiento del automóvil se limita, después de comprarlo, a realizar las inspecciones reglamentarias, es muy probable que tu vehículo esté equipado con neumáticos de verano, los más adaptados a unas condiciones climatológicas suaves en las que la temperatura nunca es demasiado baja. De esta manera, te beneficias de un nivel de rendimiento óptimo cuando la temperatura es benigna, incluso con lluvia. El problema de la disminución de las prestaciones se plantea cuando la temperatura ambiente desciende por debajo de 7 °C: entonces, la goma de los neumáticos de verano se endurece y se vuelven menos eficaces. En las regiones en las que el termómetro rara vez supera este umbral, se puede considerar aceptable. Pero si vives en una región fría, donde nieva habitualmente o montañosa, es imprescindible un equipamiento neumático adaptado. En ese caso, hay que saber cuál es el neumático que necesitas.

 

Los diferentes tipos de neumáticos de invierno

Los  tipos de neumáticos de invierno son muchos, incluso dentro de los que se suelen reagrupar bajo la denominación general de neumáticos de invierno.


El neumático 4 estaciones o para todas las estaciones

A mitad de camino entre el neumático de verano y el de invierno, está el neumático de tipo 4 estaciones (o para todas las estaciones) que ofrece un compromiso entre los dos. Se trata de ofrecer un producto que pueda ser eficaz en un mayor repertorio de usos. El problema es que para conseguir este compromiso no puede ser ni tan eficaz como un neumático de verano cuando la temperatura es suave ni tan eficaz como un neumático de invierno cuando la temperatura baja mucho. "El neumático 4 estaciones  es un producto muy extendido en Estados Unidos, donde los automovilistas suelen practicar un estilo de conducción menos dinámico que en Europa", nos indica Dominique AimonDirector de comunicación científica y técnica en Michelin. Pero no puede sustituir de ninguna manera a un neumático de invierno en condiciones de mucho frío en las que hay que circular por calzadas cubiertas de hielo o nieve. Resumiendo, más vale tener unos neumáticos de verano cuando hace bueno y pasar a unas gomas de invierno cuando hace frío, para garantizar las mejores prestaciones posibles en cuanto a comportamiento en curvas, frenado, desgaste o consumo. Además, los neumáticos todas estaciones consumen por lo general más y desarrollan peores prestaciones de frenado en la mayoría de las situaciones. En cuanto a los «verdaderos» neumáticos de invierno, hay que poner atención para distinguirlos.

 

Neumático de invierno y neumático alpino: un marcado M+S y un logo 3PMSF, el mejor seguro para un invierno templado

Técnicamente, un neumático de invierno debe llevar la mención «M+S» en su flanco. Pero esta sola mención no basta para garantizar la eficacia de un neumático de invierno, ya que ninguna reglamentación exige pruebas para poder presentarla en sus productos. Por ejemplo, aunque en la mayoría de los neumáticos 4 estaciones figura esta mención en el flanco, no resultan eficaces en verdaderas condiciones invernales. Para estar seguro de la eficacia de los neumáticos de invierno, hay que comprobar que lleven  otra mención, «3PMSF». En este caso, se trata de una etiqueta cuya obtención requiere unas pruebas muy rigurosas en el neumático, por lo que garantiza su eficacia incluso cuando hay mucha nieve. Hay muchos fabricantes de neumáticos que ofrecen neumáticos de invierno de este tipo (M+S, 3PMSF) y aunque sus prestaciones pueden variar ligeramente de un producto a otro,  todos ellos ofrecen ofrecen unas prestaciones óptimas cuando la temperatura desciende por debajo de 7 ºC. La composición de la goma es distinta de la de los neumáticos de verano, de forma que  sigue siendo flexible incluso con mucho frío, mientras que los neumáticos de verano se endurecen en estas condiciones. Las ranuras también son diferentes, ya que evacuan mejor el agua y la nieve cuando el asfalto está cubierto. Su estructura permite obtener un excelente nivel de agarre incluso cuando las condiciones son malas. Además, estos neumáticos de invierno no solo son eficaces sobre nieve: en cuanto la temperatura es inferior a 7 ºC, frenan mejor y se comportan mejor en carretera que los neumáticos de verano. Incluso sobre un asfalto seco y sin nieve.

 

Neumáticos de invierno, ¿para cuándo?

Aunque vivas en el sur de Europa, puedes necesitar las prestaciones de los neumáticos de invierno: porque son los mejores sobre asfalto seco cuando la temperatura apenas supera los 0 ºC. Permiten mantener el mejor control posible del coche y son eficaces cuando el termómetro alcanza o sobrepasa los 10 ºC durante el día. Evidentemente, son vitales en las zonas donde hace mucho fríopara ir a esquiar o para viajar a regiones montañosas. Su goma se adhiere a la carretera cuando las temperaturas son negativas y sus ranuras soportan muy bien la nieve y el hielo en cantidades razonables. Ten cuidado si piensas que puedes mantener los neumáticos de verano para ir a esquiar y poner cadenas de nieve  cuando las condiciones son extremadamente complicadas: con estas cadenas, no podrás circular a más de 50 km/h y, en cuanto las quites, el coche será mucho más difícil de controlar. « La distancia de frenado puede multiplicarse por 2 con un neumático de verano en vez de un neumático de invierno sobre asfalto frío y húmedo. Sobre nieve o hielo, puede multiplicarse hasta por ocho», señala Dominique Aimon. Resumiendo, en un clima típico de la Europa Occidental se recomienda circular con neumáticos de verano y pasar a los neumáticos de invierno en cuanto las temperaturas bajen de los 7 ºC, incluso si rara vez nieva en tu provincia y no tienes previsto viajar a una zona montañosa o en la que haga mucho frío. Y si vuelves a montar los neumáticos de invierno de la temporada anterior, no te olvides de comprobar la presión,  ya que podría haber disminuido en ese intervalo. Cabe señalar que estos neumáticos de invierno son obligatorios en la época invernal en algunos países de Europa (Alemania, Austria, etc.). Pero, en función de tu situación geográfica, podrías necesitar otros tipos de neumáticos invernales...

 

Los neumáticos nórdicos, para los inviernos más rigurosos

Si vives en una  región fría o montañosa o sueles ir a esquiar, unos neumáticos de invierno (M+S, 3PMSF) pueden ser suficientes para hacer frente a cualquiera de estas situaciones. Pero queda el caso de los que viven en  regiones mucho más frías, donde la capa de nieve es mucho mayor y las condiciones son más difíciles. Cuando la nieve y el hielo son mucho más abundantes, se requiere una categoría distinta de neumático. Un tipo de neumático que se utiliza mucho en los países nórdicos en invierno, pero que tiene el inconveniente de ser mucho menos confortable que un neumático de verano o de invierno para circular por el asfalto. El neumático nórdico tiene un diseño diferente al del neumático de invierno alpino. Su mezcla de gomas le permite soportar temperaturas muy por debajo de los 0 ºC. Su perfil direccional y el gran número de laminillas le proporcionan un comportamiento insuperable sobre el hielo y la nieve muy espesa. Por el contrario, se desenvuelve peor que un neumático de invierno clásico sobre el asfalto seco o húmedoconsume más. Cabe destacar que este neumático nórdico presenta una variante más radical, que incluye clavos metálicos en su estructura  para ofrecer la mejor motricidad posible sobre hielo. Pero, en este caso, la conducción sobre asfalto resulta dificultosa: el neumático se desgasta muy pronto, el equilibrio se reduce, el consumo se dispara y llega a estar rigurosamente prohibido en algunos países (o autorizado en períodos muy restringidos). Prácticamente inexistente en muchos países europeos, el neumático nórdico solo se debe utilizar para circular continuamente sobre el hielo y la nieve. Y con mayor motivo si decides optar por unos neumáticos nórdicos con clavos. 

 

Adaptar los neumáticos a las condiciones climáticas

En general, el neumático de invierno alpino (3PMSF) es el más polivalente. Salvo si vives en un país en el que las temperaturas siempre superan los 7 ºC (neumáticos de verano todo el año), o, por el contrario, donde los inviernos son extremadamente rigurosos y las carreteras están cubiertas de mucha nieve y hielo. En este último caso, necesitas un neumático nórdico o incluso un neumático nórdico con clavos. En resumen, todo depende de la situación geográfica y de los trayectos invernales que realices.

Leer también

>> Si quieres estar seguro de elegir el neumático de invierno adecuado, puedes consultar la reglamentación por países.

>> Recordatorio de la reglamentación sobre neumáticos de invierno en España