Neumáticos de invierno: consejos prácticos para circular con seguridad. - ¿Por qué no es suficiente con dos neumáticos de invierno?
Center

¿Por qué no es suficiente con dos neumáticos de invierno?

Neumáticos Invierno Publicado el 18/02/13 por Julio

Para ahorrar, puede resultar tentador no montar los neumáticos de invierno más que en el tren motor. Sin embargo, esta práctica habitual entraña riesgos. Rezulteo lo ha comprobado participando en los tests organizados por Michelin en el circuito de Val-d’Isère (Saboya).

Test neumáticos invierno Michelin ¿Dos o cuatro neumáticos de invierno? El test Michelin - Copyright © : Rezulteo

 

Circular con neumáticos de invierno en el tren delantero y  neumáticos de verano en el tren trasero es una solución bastante habitual entre los automovilistas, que no se dan cuenta del peligro que entraña. En realidad, esta configuración deteriora notablemente el comportamiento en carretera del vehículo.

¿Qué ocurre cuando se montan neumáticos con calidades de gomas diferentes? Cuando la temperatura desciende por debajo de 7 °C, límite de inversión de las prestaciones entre los dos tipos de neumáticos, el neumático de invierno revela todas sus cualidades gracias a su elevado contenido de sílice; ocurre lo contrario con el neumático de verano, cuya goma se endurece con el frío. El resultado es una diferencia de adherencia entre los neumáticos delanteros y los traseros.

En la práctica, esto se traduce en una tendencia al subviraje (el tren delantero se oculta) o al sobreviraje (el tren trasero se oculta), según el tren en el que se hayan montado los neumáticos de verano.

A modo de demostración, presentamos un vídeo grabado en las pruebas organizadas por Michelin en la pista de Val-d’Isère.

Test de conducción sobre nieve

 


    Vehículos utilizados: Renault Mégane 3 et Peugeot 3008.

    • Montaje neumáticos: Michelin Alpin 4 (neumático alpino) en el tren delantero, y Michelin Primacy 3 (neumático verano) en el tren trasero.
    • Dimensiones: 195 65 R15 para el Mégane 3, 205 55 R16 para el 308.
    • Revestimiento: nieve acumulada.
    • Condiciones del test: eslalon efectuado a velocidad constante con una conducción normal no deportiva.

     

    Resultado: en estas condiciones, el coche ofrece una buena capacidad de tracción. Pero el menor impulso en los frenos o el menor movimiento del volante se traducen en un violento deslizamiento del tren trasero, imprevisible y prácticamente imposible de contrarrestar si no se posee un gran dominio y muchos reflejos.

    En el vídeo se puede ver que hay que girar en sentido contrario muy deprisa,  antes incluso de que el vehículo comience a deslizarse, para reducir el riesgo de sufrir un trompo. Este comportamiento es más probable cuando hay nieve, pero también puede producirse en suelo mojado, e incluso en suelo seco.

    Nuestro consejo: tener siempre cuatro neumáticos idénticos y homogéneos en los dos ejes. Si los neumáticos presentan diferentes grados de desgaste, montar los neumáticos más desgastados en la parte delantera, ya que la falta de adherencia es más fácil de controlar cuando se produce en el tren delantero.